Octavo Diálogo Político de Alto Nivel del Eurosistema y los Bancos Centrales de América Latina

  • Español
  • English

El Octavo Diálogo Político de Alto Nivel del Eurosistema y los Bancos Centrales de América Latina tuvo lugar los días 28 y 29 de noviembre en Cartagena de Indias. La reunión fue organizada conjuntamente por el Banco Central Europeo, el Banco de España y el Banco de la República, anfitrión de la reunión.

Este diálogo de alto nivel se ha organizado entre los bancos centrales de Latinoamérica y del Eurosistema desde el año 2002 y constituye una oportunidad para discutir temas de interés y de actualidad en la banca central. En la reunión de este año participaron gobernadores y representantes de veinte bancos centrales latinoamericanos y del Eurosistema, así como representantes de otras instituciones regionales e internacionales como el Centro de Estudios Monetarios y Financieros para América Latina (CEMLA), el Consejo Monetario Centroamericano, el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR), el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés) y la Comisión Europea.

Las sesiones de la reunión se enfocaron en tres temas principales: i) los retos actuales para promover el crecimiento y el comercio entre Europa y América Latina; ii) la gobernanza del sistema financiero internacional; y iii) los instrumentos de los bancos centrales para proteger la estabilidad financiera y el rol de las instituciones financieras regionales y globales.

Además de las sesiones dedicadas a cada uno de estos temas, en esta oportunidad se contó también con una sesión principal a cargo de Luiz Pereira da Silva, Subgerente General del BIS, quien habló de los principales retos enfrentados actualmente por los bancos centrales de los países avanzados, frente a las bajas tasas de inflación. En su intervención, Pereira da Silva analizó algunas alternativas por parte de las autoridades económicas para enfrentar un escenario de baja inflación y bajo crecimiento.

De igual forma se llevó a cabo un panel de política sobre el estado de la estabilidad financiera global. En este panel se resaltaron los desafíos y riesgos para el sistema financiero impuestos por los nuevos desarrollos tecnológicos y el contexto macroeconómico actual, así como el rol de las medidas de política monetaria no convencionales para impulsar el crecimiento económico. Dentro de los riesgos actuales para la estabilidad financiera global se destacaron el reajuste en los precios de algunos activos financieros, el elevado endeudamiento de los sectores público y privado en algunas economías avanzadas, la excesiva toma de riesgos por parte del sector financiero no bancario, y el débil desempeño financiero de los bancos, especialmente de la zona euro.  De igual forma, se discutió sobre las medidas de política a implementar por parte de las autoridades para hacer frente a dichos riesgos, entre las cuales se destacan el monitoreo de riesgos del sistema financiero, la implementación completa de las medidas sugeridas por el acuerdo de Basilea III, reforzamiento de las políticas macroprudenciales y contracíclicas, y el diseño de adecuada regulación y marcos de supervisión macroprudencial para el sector no financiero. Para el caso de las economías emergentes se discutió sobre la volatilidad de los flujos de capital como un reto para la estabilidad macroeconómica.   

Retos actuales para promover el crecimiento y el comercio entre Europa y América Latina

En la primera sesión se discutió sobre los actuales retos para el crecimiento económico y el comercio, así como el papel y los beneficios de la integración regional para enfrentarlos, desde las perspectivas de bancos centrales de Europa y Latinoamérica. Algunos de los retos actuales incluyen la reciente incertidumbre en torno a políticas comerciales adoptadas por algunas economías avanzadas, el incremento de medidas proteccionistas, y las vulnerabilidades en algunas economías emergentes. En el caso de Europa, esta coyuntura ha afectado el crecimiento potencial y la productividad, así como la inversión. En América Latina, las perspectivas de crecimiento permanecen débiles, pese a que algunos países como México y Brasil, podrían haber recibido algunos beneficios de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. De acuerdo con lo discutido, una mayor integración regional podría contribuir a mejorar los estándares de vida en los países de ambas regiones. De hecho, ambas regiones cuentan con diferentes iniciativas para la profundización de sus lazos comerciales, tales como los acuerdos comerciales que existen entre la Unión Europea y Mercosur, México, Colombia y Chile. No obstante, algunos de los retos para asegurar los beneficios de dicha integración incluyen el reforzamiento de las instituciones, la asignación eficiente de recursos para mejorar la productividad en el mediano y largo plazo, así como la reducción de la inequidad y de la economía informal.

Algunos de los temas que fueron objeto de debate durante esta sesión fueron la visión de los bancos centrales sobre las políticas necesarias para promover el crecimiento económico, la productividad y la inversión en Europa y Latinoamérica, la relación entre el estrecho espacio de la política fiscal en algunos países y las necesidades de inversión en infraestructura en ambas regiones y los efectos causados por las tensiones comerciales en ambas regiones.

La gobernanza del sistema financiero internacional

Durante la segunda sesión los participantes discutieron sobre las propuestas del grupo de expertos denominado Eminent Persons Group en el reporte titulado Making the Global Financial System Work for All[1]Las propuestas del reporte se agrupan en tres bloques: i) lograr un mayor impacto y sostenibilidad del desarrollo económico, a través del trabajo coordinado de las instituciones financieras globales y regionales; ii) mejorar la resiliencia del sistema financiero, a través de una mayor integración de los mercados; y iii) mejorar la gobernanza y la articulación de las instituciones financieras internacionales y de otras organizaciones multilaterales, con el fin de asegurar su efectividad.  

Dicho reporte enfatiza en la importancia de promover la profundización y desarrollo de los mercados de capitales en países emergentes y, al mismo tiempo, aunar esfuerzos para promover la estabilidad financiera y hacer frente a la volatilidad en los flujos de capital hacia estas regiones. De igual forma resalta la necesidad de mejorar la supervisión financiera global a través de una mayor cooperación y coordinación de roles entre organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por su sigla en inglés), y el Banco de Pagos Internacional (BIS, por su sigla en inglés). Igualmente, resalta la importancia de enfocar la agenda del G20 en temas estratégicos para la gobernanza global, con el fin de evitar la duplicidad de tareas con otras instituciones financieras internacionales. Durante el debate de esta sesión los gobernadores discutieron sobre sus opiniones respecto a las propuestas principales, así como el rol de los bancos centrales y los retos enfrentados en la implementación de dichas propuestas.

Los instrumentos de los bancos centrales para preservar la estabilidad financiera y el rol de de las instituciones financieras globales y regionales

Durante esta sesión se discutió sobre la importancia de la cooperación regional para promover la solidez del sistema financiero internacional. Ante la actual incertidumbre experimentada en los mercados financieros, promover la resiliencia del sistema financiero es una de las mayores preocupaciones de las autoridades monetarias. En ese sentido, la implementación de políticas macroprudenciales efectivas y la coordinación entre las autoridades relevantes es vital para garantizar la estabilidad financiera regional. Los panelistas de esta sesión compartieron sus experiencias en la implementación de este tipo de medidas y el rol que los bancos centrales han tenido en las políticas que buscan reforzar la solidez del sistema financiero. Los bancos centrales no solo contribuyen a la estabilidad financiera a través del desarrollo de políticas y herramientas diseñadas para prevenir riesgos en el sistema financiero, sino que juegan un rol importante en el reforzamiento de la arquitectura financiera internacional, por ejemplo, a través de su participación en el FMI. De igual forma, se habló de la necesidad de reforzar el marco regulatorio, especialmente en temas como la implementación de los estándares de Basilea III y la regulación del sistema financiero no bancario.


[1] El Eminent Persons Group fue establecido por los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 en el año 2017, y reúne expertos a nivel global en el área de gobernanza y arquitectura del sistema financiero internacional. El objetivo del reporte realizado por este grupo de expertos es el de recomendar propuestas y reformas para mejorar el funcionamiento del sistema financiero global, y, de esta forma, promover un mayor crecimiento y desarrollo económicos a nivel global.

Fecha de publicación: 
29/11/2019
Hora: 
13:46