Desempeño de la economía regional en el primer trimestre

  • Español
  • English

Consulte los recientes Boletines Económicos Regionales (BER) que reúnen información de la actividad económica de ocho regiones del país durante el primer trimestre del año.

 

  Bogotá

En la región Bogotá en el primer trimestre de 2020, la mayoría de los indicadores económicos cayeron en términos anuales consistente con los efectos del choque del Covid-19. Varias de las actividades industriales y comerciales, la construcción, el comercio externo y el transporte terrestre y aéreo presentaron contracción. La incertidumbre de la pandemia sobre la salud pública y la economía deterioraron la confianza de los empresarios y comerciantes. Algunos subsectores que alcanzaron a crecer fueron la industria de alimentos y las ventas minoristas de alimentos y bebidas, comercio de vehículos de servicio público y productos farmacéuticos y medicinales; así mismo aumentaron las remesas y las captaciones y colocaciones del sistema financiero. Por su parte, los indicadores de comercio exterior señalaron una contracción. La tasa de desempleo registró corrección a la baja, mientras la inflación de la ciudad mostró aumento moderado y se mantuvo por debajo de la inflación nacional.

 

  Nororiente

La economía de Nororiente inició el primer trimestre de 2020 con crecimiento anual en la mayoría de los indicadores disponibles, pero el aislamiento preventivo obligatorio que inició a finales de marzo afectó la dinámica. Sobresalieron el sector agropecuario y el sistema financiero, que crecieron y mejoraron su desempeño frente al trimestre anterior. Entretanto, la industria y el comercio interno aumentaron, pero a un menor ritmo afectados por las medidas de confinamiento. Por el contrario, se redujo la minería y la construcción particularmente en el área causada, mientras estuvo al alza la venta de vivienda nueva. Al tiempo el turismo y el transporte se vieron afectados por la parálisis generalizada, incluso desde antes de la cuarentena. De otra parte, las exportaciones disminuyeron y las importaciones se incrementaron, mientras que el ingreso de remesas creció menos. Finalmente, en las tres principales ciudades de la región aumentó la tasa de desempleo y la inflación.

 

  Eje Cafetero

La región Eje Cafetero mostró un comportamiento desfavorable en varias de sus actividades económicas durante el primer trimestre de 2020, afectado en gran parte por el confinamiento frente al covid-19. Se presentaron descensos anuales en diferentes variables de la actividad constructiva, la producción minera, las ventas del comercio (incluido vehículos y motos), el transporte terrestre y aéreo, la actividad pecuaria y el consumo de energía no regulada. Por su parte, creció la industria, especialmente la de alimentos, el sector agrícola y el sistema financiero tanto en colocaciones como en captaciones, últimas que coincidieron con el ascenso de las remesas en pesos favorecidas por una mayor tasa de cambio. En cuanto al comercio exterior tanto las importaciones como las exportaciones registraron contracción. Por último, el desempleo aumentó en Manizales y Pereira, y se redujo en Armenia, mientras que la inflación creció en las tres ciudades.

 

  Noroccidente

Durante el primer trimestre de 2020, algunos indicadores sectoriales de la economía de Noroccidente crecieron frente al mismo período del año anterior, a pesar del impacto por las restricciones implementadas en marzo para contener el Covid-19. Para los dos departamentos de la región, la mayoría de las variables medidas en el sistema financiero, la minería y el sector agropecuario mostraron un incremento anual. En Antioquia, el sector comercio presentó una combinación de resultados, con crecimiento en comercio interno, pero caída en la venta de vehículos nuevos y la ocupación hotelera; así mismo, no obstante, luego de varios periodos de crecimiento desmejoraron la producción manufacturera, la construcción y el transporte. En el frente externo, las exportaciones se ampliaron impulsadas por las de oro, mientras las importaciones bajaron. Finalmente, la tasa de desempleo retrocedió levemente en el Valle de Aburrá, pero aumentó en Quibdó, al igual que la inflación en el primer caso.

 

  Suroriente

En el primer trimestre de 2020, varias actividades de la región Suroriente crecieron frente al mismo período del año anterior mientras que otras se vieron afectadas por las medidas de aislamiento preventivo por el Covid-19. En el sector agrícola el abastecimiento de productos tuvo resultados positivos, así como las colocaciones del sistema financiero, y el transporte aéreo de pasajeros. Por el contrario, se evidenciaron reducciones en diferentes indicadores de la construcción como área en proceso y venta de vivienda nueva, transporte aéreo de carga y en las captaciones de recursos financieros. En el comercio exterior las importaciones crecieron mientras que las exportaciones, excluyendo petróleo y sus derivados, se contrajeron. Finalmente, aumentaron el desempleo y la inflación en Villavicencio.

 

  Costa Caribe

En el primer trimestre del año las principales variables económicas de la región Caribe presentaron un comportamiento variado frente al mismo periodo del año anterior. Crecieron las colocaciones del sector financiero, el sector agropecuario, el comercio interno, el turismo y la llegada de remesas. Por el contrario, actividades como construcción, minería, industria, transporte y comercio exterior evidenciaron reducciones, principalmente impactadas por las medidas decretadas a mediados de marzo por el Covid-19. La tasa de desempleo regional aumentó, al igual que la inflación que creció en seis de las siete ciudades analizadas.

 

  Centro

La región Centro mostró un comportamiento desfavorable en varias actividades económicas durante el primer trimestre de 2020, afectadas por el confinamiento que inició a mediados de marzo ante el Covid-19. El transporte de pasajeros y varios indicadores de la actividad constructora se redujeron en términos anuales. Así mismo, rubros del sector comercio como la venta de vehículos nuevos y la ocupación hotelera, y del sector pecuario como el sacrificio de ganado se contrajeron. Por su parte, en el sistema financiero las captaciones y colocaciones crecieron, aunque los desembolsos Finagro descendieron, y también aumentó la generación y demanda de energía. En el frente externo las exportaciones cayeron, mientras las importaciones aumentaron. La inflación en la región permaneció en el rango establecido por la Política Monetaria y la tasa de desempleo se elevó en las tres capitales de la región.

 

  Suroccidente

En el primer trimestre de 2020 la economía de Suroccidente creció frente al mismo período del año en varios de los principales sectores económicos de seguimiento. Se presentó incremento anual en el comercio, la industria, las actividades agropecuaria y financiera. En contraste, descendió la construcción, el consumo de energía, el transporte y el comercio exterior, luego del inició de la cuarentena por el Covid-19 a finales de marzo, lo que obligó el cierre de gran parte de establecimientos, con efectos negativos que contrarrestaron el resultado positivo de la mayoría de los indicadores regionales en los dos meses y medio previos. En cuanto a las tasas de desempleo e inflación estas cerraron al alza.

Fecha de publicación: 
12/06/2020
Hora: 
18:35