Consulte el Boletín Económico Regional del segundo trimestre

  • Español
  • English

  Bogotá  

(Bogotá D.C., Cundinamarca)

En el segundo trimestre de 2020, la mayoría de indicadores económicos para la región Bogotá (Bogotá y Cundinamarca) presentaron un descenso frente al mismo período del año anterior y a sus resultados históricos. Se registró una demanda interna y externa reducida y una menor actividad dada la mayor intensidad de los efectos del Covid-19 y las medidas establecidas para contener su propagación. Las actividades industriales, la construcción, el comercio minorista excepto alimentos y bebidas, el transporte, y el comercio exterior, presentaron fuertes caídas, así como las remesas. Las expectativas de los empresarios y comerciantes convergieron hacia un escenario de pesimismo frente a la pandemia. Por su parte, las captaciones y colocaciones del sistema financiero aumentaron, en particular, los depósitos de ahorro y los créditos comerciales. La tasa de desempleo de la ciudad capital alcanzó niveles sin antecedentes históricos, mientras que la inflación se situó en un nivel bajo.

 

  Nororiente

(Arauca, Boyacá, Norte de Santander, Santander)

En el segundo trimestre de 2020, Nororiente registró una caída anual histórica en su actividad económica ante los efectos de la pandemia y las medidas de aislamiento preventivo obligatorio implementadas. Se presentó una disminución en la mayoría de las variables asociadas a la producción industrial, las ventas del comercio junto al turismo, la construcción y el transporte, en línea con el resultado negativo del indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), según estimación disponible para la región. En cuanto a los indicadores laborales, se presentó un deterioro sin precedentes, que elevó la tasa de desempleo a valores históricos; y una inflación que se redujo para todas las ciudades de la región.

 

  Eje Cafetero

(Caldas, Quindío, Risaralda)

La economía del Eje Cafetero decayó en el segundo trimestre de 2020, frente al mismo período del año anterior, por efecto del descenso en diferentes actividades, como la producción industrial, las ventas del comercio, la actividad hotelera, el transporte, y la construcción, consecuencia de las medidas restrictivas adoptadas ante el Covid-19. Retrocedieron también el consumo de energía, las exportaciones y las importaciones de materias primas y bienes de capital, en línea con la menor actividad industrial; además, disminuyeron las remesas recibidas del exterior, de gran relevancia como fuente de ingreso de los hogares. En contraste, en la actividad agrícola se destacó la cosecha cafetera y el abastecimiento de alimentos a diferentes zonas del país. Por su parte, el desempleo aumentó a porcentajes históricos en las tres capitales de la región y su inflación se redujo, llegando a ser negativa en Pereira.

 

  Noroccidente

(Antioquia, Chocó)

En la economía de la región Noroccidente, la mayoría de las actividades analizadas cerró el segundo trimestre de 2020 con resultados desfavorables, frente al mismo período del año anterior y a sus históricos. La coyuntura ocasionada por el Covid-19, explicó gran parte del desempeño sectorial tanto en Antioquia como en Chocó. En el primero, las caídas más prominentes se dieron en la producción industrial, las ventas del comercio, incluidos vehículos y motos, y el turismo; con una amplia contracción de las importaciones frente a la reducción de las exportaciones. A esto se sumó el retroceso de la construcción y del transporte, en ambos departamentos. Por otro lado, algunos indicadores agropecuarios crecieron, al igual que las colocaciones del sistema financiero, aunque con desaceleración. La tasa de desempleo se redujo en Quibdó, mientras en Medellín registró el incremento más alto de los últimos años y una inflación con nivel histórico bajo.

 

  Suroriente

(Amazonas, Casanare, Guainía, Guaviare, Meta, Vaupés, Vichada)

Durante el segundo trimestre de 2020, la mayoría de las actividades de la región Suroriente cayeron en comparación con el mismo período del año anterior, afectadas por las medidas de prevención implementadas a raíz de la pandemia. Los sectores de construcción, comercio interno y transporte, en especial la movilidad aérea, evidenciaron reducciones generalizadas. Por su parte, en el sistema financiero las captaciones y colocaciones mostraron crecimiento, así como en el sector agrícola, particularmente la producción de arroz, uno de los principales productos de la región, aunque el abastecimiento de productos agrícolas disminuyó. En comercio exterior, las exportaciones, excluyendo petróleo y sus derivados, se redujeron mientras las importaciones crecieron. En cuanto al desempleo, este aumentó de manera atípica y la inflación fue inferior a la observada un año atrás.

 

  Costa Caribe

(Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena, San Andrés y Providencia, Sucre)

Durante el segundo trimestre del año la región Caribe evidenció una caída de su economía, frente al mismo período del año anterior, como consecuencia de la disminución en la mayoría de sus principales sectores ante la coyuntura de la pandemia del Covid-19. Con excepción del sistema financiero, que tuvo aumentos en captaciones y colocaciones. Las actividades de transporte, construcción, y comercio tanto interno y externo registraron las mayores reducciones, junto a las remesas del exterior que ingresaron a la región; en menor medida lo hicieron agropecuario e industria. La tasa de desempleo creció de manera importante en la región, mientras que la inflación fue menor a la observada el año anterior, no obstante, se ubicó por encima del promedio nacional.

 

  Centro

(Caquetá, Huila y Tolima)

En el segundo trimestre del año buena parte de los sectores económicos de la región Centro obtuvieron resultados desfavorables frente al mismo período del año anterior, dada la crisis causada por el covid-19. La construcción ahondó su deterioro y se presentó una drástica reducción en el transporte y el comercio, en especial la venta de vehículos nuevos y la ocupación hotelera que continuó paralizada; además de caer las remesas provenientes del exterior. Por su parte, la actividad financiera creció, aunque a un menor ritmo; y en particular los créditos Finagro para el sector agropecuario registraron un crecimiento moderado en línea con la dinámica positiva en diferentes rubros de esta actividad. Adicionalmente, la generación de energía eléctrica aumentó y en comercio exterior las exportaciones, frente a una reducción de importaciones. En cuanto a la tasa de desempleo, se incrementó en las diferentes ciudades de la región, mientras bajó su inflación.

 

  Suroccidente

(Cauca, Nariño, Putumayo, Valle del Cauca)

La economía de Suroccidente se contrajo fuertemente en el segundo trimestre de 2020 frente al mismo período del año anterior, de acuerdo con el comportamiento que registraron los diferentes sectores de seguimiento; panorama similar al presentado en el resto del territorio nacional. Las medidas de confinamiento obligatorio frente al covid-19, afectaron a la región en la mayor parte de actividades comerciales, industriales, de servicios, transporte y comercio exterior, así como los ingresos fiscales de las entidades territoriales, entre otros. En contraste, la actividad agrícola presentó crecimiento anual. Finalmente, el desempleo aumentó en todas las ciudades de la región y la inflación se redujo.

Fecha de publicación: 
08/09/2020
Hora: 
09:04