15 de septiembre de 2000

  • Español
  • English

La Junta Directiva del Banco de la República en su sesión ordinaria del día de hoy revisó los resultados de la inflación en el mes de agosto así como su posible evolución a mediano plazo. El incremento de 0,3% del índice de precios al consumidor en agosto resultó inferior al observado para el mismo mes de 1999 (0.5%.) Con este resultado, la inflación acumulada durante los primeros ocho meses del año alcanza 7.3% y en año completo el 9.1%. Estos registros son coherentes con la meta de inflación del 10% para el año 2000. Al considerar las perspectivas de la inflación y el comportamiento de los agregados monetarios la Junta no consideró necesario modificar la actual postura de la política monetaria.

 

La evolución favorable de la tasa de inflación indica que el ciclo de elevados precios de algunos alimentos durante los primeros meses del año se revirtió durante los últimos meses según se había previsto. Esto lo confirma el hecho de que la inflación anual observada y la inflación básica -que excluye perturbaciones de precios originadas en choques de oferta- han convergido hacia un mismo nivel. En estas condiciones, la consolidación de un bajo ritmo de inflación como el alcanzado hasta el momento, así como progresos adicionales en este frente, dependerá fundamentalmente de la disciplina monetaria y de los avances que se obtengan en el programa de ajuste fiscal, el cual es indispensable para que las tendencias favorables de la economía puedan mantenerse.

 

Bogotá, Septiembre 15, 2000

Viernes, 15 Septiembre 2000