11 de agosto de 2000

  • Español
  • English

En su sesión ordinaria de agosto 11, la Junta Directiva del Banco de la República revisó las tendencias de la inflación y del desenvolvimiento general de la economía. Se resalta que en el mes de julio, por segundo mes consecutivo, se presentó una reducción del nivel general de precios al registrarse una inflación negativa de 0.04%. Este comportamiento muestra la corrección que se ha presentado sobre los diversos factores de oferta que generaron presiones inflacionarias a comienzos del año. En particular, se destaca el rubro de alimentos, cuyos precios en julio disminuyeron 1.4%, lo que pone en evidencia la respuesta de la producción agrícola. Con el resultado de julio, la inflación anual alcanza el 9.3% y la acumulada en los primeros siete meses del año el 6.9%, lo que permite ser optimistas en cuanto al cumplimiento de la meta de inflación para el presente año, al tiempo que se mejoran las posibilidades de continuar reduciendo la inflación en el 2001.

 

Los últimos indicadores de producción y ventas sugieren que la economía creció en el segundo trimestre a un ritmo similar al del primero. Sin embargo, al continuar existiendo exceso de capacidad en la industria, no es de esperar que la recuperación de la demanda agregada vaya a manifestarse en presiones inflacionarias.

 

En cuanto al manejo monetario, la Junta decidió no modificar la política actual de liquidez en la economía, la cual ha contribuido a impulsar su reactivación. Se considera que aunque el crecimiento observado hasta la fecha en la base monetaria y los medios de pago es superior al inicialmente previsto, ello obedece a desarrollos poco típicos de la demanda por efectivo y cuentas corrientes, y no compromete el logro de la meta de inflación.

 

Santafé de Bogotá, D.C., agosto 11, 2000

Viernes, 11 Agosto 2000