Indicadores de inflación básica

Las medidas de inflación básica buscan eliminar los efectos de perturbaciones temporales en los precios. Para esto, se excluyen de la canasta del IPC aquellos ítems con comportamientos de precios muy volátiles ó que están fuera del control de la política monetaria. Por ejemplo:

  • Precios de los alimentos
  • Algunos precios regulados (combustibles, servicios públicos, transporte)

Estas medidas proveen información de la tendencia de largo plazo de los precios, y es la inflación que está directamente afectada por las decisiones de política monetaria.

+ Notas metodológicas

  • A partir de enero de 2019 el DANE realizó una actualización metodológica del IPC la cual incluye nueva estructura de la canasta de bienes y servicios y sus ponderaciones, utilizando la clasificación de consumo individual por finalidad  (COICOP) y cambio en el periodo base de comparación a diciembre de 2018=100.

  • Las variaciones anuales son calculadas como la relación entre el índice del mes de referencia (t) y el índice de mes de referencia del año anterior (t-12). Debido a la actualización de la metodología de cálculo del IPC, desde enero de 2019, es posible que para algunas de las divisiones, clases y subclases, no sea posible calcular tasas de crecimiento anual, pues durante los primeros 12 meses del uso de esta nueva nomenclatura no se tendrá un grupo de comparación homogéneo. Lo anterior ocurre porque existen subclases de gasto que fueron redistribuidas, es decir pertenecen a una división de gasto diferente a la que pertenecían en la canasta base 2008,  y/o por el ingreso de nuevas subclases y artículos en la medición del IPC.

  • Por otra parte, el hecho de comparar índices que son agregados con ponderaciones y bases distintas (en los periodos t y t-12), la variación anual de algunos agregados (durante los meses de 2019) no necesariamente se encontrará dentro del rango de las variaciones anuales de sus componentes.