Comportamiento de la inflación

  • Español
  • English

Al concluir el tercer trimestre la inflación anual ascendió a 9.2%, mientras que la acumulada en lo corrido del año alcanzó 7.7%, registros coherentes con la meta del 10% fijada para el año 2.000. Por su parte, las proyecciones para los próximos meses indican que no existen razones para esperar que la evolución del nivel de precios se distancie de la meta programada para el año 2001. En tales circunstancias, la Junta no consideró necesario modificar la postura actual de la política monetaria.

 

El buen comportamiento de los precios evidencia que la economía ha logrado iniciar un proceso de recuperación sin incrementos en el ritmo de inflación. Las presiones transitorias relacionadas con el ciclo de precios de los alimentos que se presentaron en los primeros meses del año y que para algunos comentaristas ponía en duda el logro de la meta de inflación, terminaron por revertirse como lo había previsto la Junta. Ello permite apreciar la utilidad de los indicadores de inflación básica que aíslan los componentes más volátiles del comportamiento de los precios y que en su momento la Junta utilizó para diagnosticar que aquellas presiones no eran de carácter permanente. Al concluir el tercer trimestre el promedio de las medidas de inflación básica anual fue de 8.5%, inferior a la inflación anual observada, confirmando nuevamente la alta probabilidad de cumplir la meta de inflación.

 

Estos buenos resultados en materia de inflación requieren consolidarse a mediano plazo. Por esta razón la Junta mantendrá un seguimiento permanente de la economía a fin de ponderar los riesgos existentes y tomar las medidas oportunas que puedan llegar a requerirse.

Medidas sobre mecanismos de provisión de liquidez

La Junta Directiva tomó las siguientes decisiones:

 

  • La tasa de interés aplicable para las operaciones de apoyos de liquidez será equivalente a la tasa “Lombarda” ( actualmente en 17%) más uno por ciento. Esto reemplaza al sistema actual referido a DTF + 5%, sin que se altere el nivel de dicha tasa. El costo del redescuento para los préstamos respaldados por cartera hipotecaria se mantiene igual, o sea en la variación anual de la UVR más 8.5%.
  • Se limitó, a partir de la segunda quincena de noviembre, el acceso de los intermediarios financieros a los REPOS de expansión al 15% de sus depósitos. Cuando se exceda dicho límite, la entidad debe acudir al apoyo de liquidez. Si el intermediario requiere un mayor nivel de liquidez, deberá solicitar autorización al Banco de la República, quien podrá suministrarlo por el sistema de REPOS.

 

Estas medidas propician un mejor funcionamiento del mercado interbancario y hacen que la estructura de las tasas de interés del Emisor responda de manera más apropiada a la demanda de liquidez de dicho mercado.

Estrategia de política monetaria

La Junta también revisó la estrategia para la conducción de la política monetaria y acordó los siguientes elementos fundamentales para su manejo:
1. Las decisiones se seguirán tomando con base en los siguientes elementos:

 

  • La meta de inflación.
  • La evaluación del estado general de la economía, de las tendencias y perspectivas de la inflación y de la situación de desempleo.
  • El seguimiento al comportamiento de la cantidad de dinero respecto a valores de referencia previamente definidos para ser conducentes al logro de la meta de inflación.

 

2. Con el propósito de guiar la formación de las expectativas de inflación y tomando en cuenta la existencia de rezagos en los efectos de la política monetaria sobre los precios, las metas de inflación son multianuales. Para los años 2001 y 2002, la Junta ratifica las metas de 8% y 6%, respectivamente.

 

 

3. La Junta, en su proceso interno de toma de decisiones, continuará realizando mensualmente una evaluación detallada de las presiones inflacionarias y de las perspectivas de la inflación. La evaluación se hará a partir de un informe realizado por el equipo técnico del Banco. Trimestralmente se seguirá publicando un Informe de Inflación para que los mercados conozcan la percepción de la Junta sobre la probabilidad de cumplir la meta de inflación y evalúen la coherencia de las acciones de la Junta con el análisis técnico. Si la evaluación sugiere que bajo las condiciones vigentes de la política monetaria la inflación se desviará de la meta del año en curso o el siguiente, la Junta procederá a modificar la postura de su política.

 

 

4. El comportamiento del dinero, en especial de la base monetaria y su composición, juega un papel importante en el proceso de toma de decisiones de la Junta. Por esta razón, se fijará un valor de referencia para la base monetaria, construido de manera coherente con la meta de inflación, la proyección del crecimiento real del PIB y cambios previsibles en la velocidad de circulación. La Junta evaluará las presiones inflacionarias y analizará el comportamiento de la base monetaria respecto al valor de referencia. Bajo condiciones normales, desviaciones significativas de la base monetaria en relación con su valor de referencia señalan riesgos de no cumplir las metas de inflación.

 

 

5. Al igual que en el pasado reciente, el concepto de valor de referencia de la base monetaria no significa un compromiso del Banco de la República de corregir mecánicamente cualquier desviación de corto plazo de la base respecto a su valor de referencia. Teniendo en cuenta el aumento en la demanda de efectivo y cuentas corrientes, la Junta ha considerado desde hace varias semanas que, en lo que resta del año 2000, la línea de referencia de la base monetaria debe ser aproximadamente superior en 7% al centro del corredor de base monetaria definido a finales del año anterior. Cuando la base monetaria se desvíe significativamente y por un período de varias semanas de los valores de referencia, la Junta tomará medidas de política o explicará públicamente por qué no las toma. Esto último puede suceder cuando los indicadores y pronósticos de la inflación y otras variables económicas arrojen evidencia fuerte sobre el cumplimiento de las metas de inflación. Para un fácil seguimiento de este agregado en relación con la línea de referencia, el Banco publicará semanalmente la base observada y los promedios móviles de 45 y 20 días de la base observada y el valor de referencia. De manera rutinaria la Junta evaluará los valores de referencia de la base monetaria y podrá modificarlos si existen sólidas razones técnicas para hacerlo, mientras no se comprometa el logro de las metas de inflación.

 

6. Los detalles de la nueva política se publicarán en la semana del 23 de octubre en el Informe de Inflación. Los analistas interesados en obtener las cifras del valor de referencia para el resto del año 2000 deberán solicitarlo en la Oficina de Comunicación del Banco.

 

Los cambios en la estrategia buscan darle una mayor transparencia al proceso de decisión de la Junta Directiva y facilitar el entendimiento de la política monetaria.

 

Bogotá, octubre 13, 2000

Viernes, 13 Octubre 2000