La madurez


 

Al retiro del Ing. Cruz, no fue nombrado remplazo en el cargo de director de la Imprenta y estas funciones fueron desempeñadas por el titular de la subgerencia industrial del banco, Dr. Alfredo Sánchez Vargas, quién cumplió este encargo hasta su retiro del banco en junio de 2000. A partir de este momento, las funciones de la subgerencia industrial fueron asignadas al Dr. Néstor Plazas Bonilla.

 

 

Durante estos tres años, la Imprenta continuó atendiendo todas las necesidades de billetes del banco en las cuatro denominaciones vigentes y gracias a las gestiones adelantadas en los años anteriores, en 1999, produjo por primera vez en su historia billetes para otro país; en este caso 40 millones de piezas del billete de 5.000 Sucres para el Banco Central del vecino país, Ecuador. La calidad del producto, el cumplimiento de las especificaciones establecidas y de los compromisos de entrega, fueron altamente reconocidos por el importante cliente.

 

El siglo XXI encuentra la Imprenta con más de 40 años de actividad productiva, como una empresa sólidamente establecida, en la plenitud de su madurez y manteniendo su posición de liderazgo en Latinoamérica. Así mismo, su nivel tecnológico sigue en permanente proceso de actualización, sus directivos empeñados en la continuidad de los planes de mejoramiento continuo para incrementar la eficiencia de sus procesos y la calidad de sus productos.

 

El 13 de julio de 2000, el Ing. Orlando Melo Castañeda, funcionario de reconocida trayectoria y experiencia en la especialidad, asumió el cargo de director de la Imprenta. El Ing. Melo se vinculó al banco en 1978 como ingeniero mecánico en el Departamento. Editorial; luego pasó a la Imprenta donde ha desempeñado los cargos de jefe de servicios técnicos y subdirector técnico. La capacidad técnica del Ing. Melo, su gran conocimiento y amplia experiencia permiten asegurar la firme continuación de la empresa concebida cuatro décadas atrás por el Capitán Torres y el éxito de los programas que el Banco promueva en el futuro, entre los cuales se destaca la construcción y puesta en marcha de una nueva instalación que se denominará Central de Efectivo.

 

Durante el año 2000 se preparó, con ayuda de Thomas De la Rue de Inglaterra, el diseño del billete de $50.000, la más alta denominación hasta ahora requerida. El diseño de este signo está consagrado a exaltar la memoria del escritor Jorge Isaacs, autor de la famosa novela María. Fue elaborado a partir de los dibujos preparados por el conocido pintor vallecaucano Óscar Muñoz. En el anverso aparece un retrato del escritor acompañado de la figura de María sobre un fondo del paisaje del Valle del Cauca. Por el reverso una vista de la hacienda El Paraíso, lugar en el cual se desarrolló la historia de la novela.

 

A diferencia de los diseños anteriores de los billetes colombianos, éste presenta una disposición vertical y, en concordancia con su poder adquisitivo, ha sido dotado de los más avanzados dispositivos de seguridad existentes. Entre ellos se destacan: la marca de agua, varios textos en microimpresión, un nuevo tipo de hilo de seguridad, con texto legible "50 mil pesos Colombia". Este hilo al igual que otros motivos y elementos presentan efectos apreciables bajo luz ultravioleta.

 

La primera edición de este signo fue fabricada directamente en la Imprenta y puesta en circulación a finales del 2000. Presenta las firmas de Miguel Urrutia M., Gerente General y Gerardo Hernández Correa, Gerente Ejecutivo y, la fecha: 7 de agosto de 2000.

 

A la terminación del año 2000, con el traslado del Dr. Néstor Plazas Bonilla al cargo de subgerente administrativo del Banco, fue nombrada en la posición de subgerente Industrial, la Dra. Rocío Sánchez del Real, funcionaria de brillante carrera en la institución, reportando a la Gerencia Ejecutiva, cargo desempeñado por el Dr. Gerardo Hernández Correa, desde finales de 1999 al retiro del Dr. Fernando Copete Saldarriaga.

 

Después de cumplir los 50 años de operación, la Imprenta de Billetes sigue desarrollando todas las actividades que permitan garantizar a los colombianos el cumplimiento de sus compromisos frente a las funciones misionales Banco de la República.

 

En los últimos años la Imprenta ha superado la producción de mil millones de unidades, para poder satisfacer los requerimientos de la demanda de billetes.

 

La permanente búsqueda de mejora en la capacidad productiva de la planta ha llevado al equipo de la imprenta ha buscar la optimización en el aprovechamiento de la tecnología disponible, sin modificar diseños pero haciendo cambios de formato. Este proceso ha permitido mejorar la capacidad de la planta y adicionalmente mejorar indicadores de productividad. 

 

La Imprenta ha entrado en una etapa de actualización tecnológica que le permita tener equipos versátiles, no solamente desde el punto de vista de producción, sino también desde la perspectiva del manejo de una de las variables más críticas que debe manejar la Imprenta: La Seguridad. Es así como recientemente se ha trabajado en la adquisición y puesta en operación de nueva y moderna tecnología para la preprensa, a través del proceso CTP y adicionalmente la actualización de una Línea de producción, orientada a tener una tecnología moderna que responda a los requerimientos de seguridad, calidad y oportunidad del Banco.

 

El mejoramiento de los procesos ha permitido que la Imprenta desarrolle un exitoso proceso de barnizado, como respuesta al interés de incrementar la vida útil de los billetes, lo cual ha permitido incrementar dicha vida útil en más del 70%, en aquellas denominaciones en las que se ha aplicado el recubrimiento con barniz. 

 

El equipo de la Imprenta mantiene en la búsqueda de alternativas que ofrezca el mercado en las tecnologías que puedan ser aplicables para la mejora de procesos y para la mejora de las características de seguridad y calidad de los billetes colombianos. 

 

Esta permanente actualización tecnológica va acompañada de programas de capacitación local y en el exterior de los colaboradores de las diferentes áreas, para permitir que el conocimiento de las nuevas tecnologías acorte las curvas de aprendizaje de nuevas habilidades para el óptimo manejo de los procesos.

 
 

Contenido disponible en / Available in:

  • Español
  • English