Billete de 1.000 pesos


Versión para impresión

El 17 de noviembre de 2006, salió a circulación el nuevo diseño de billetes de $1.000, con fecha de edición 1° de noviembre de 2005. Estos billetes tienen el mismo diseño e idénticas características generales y dispositivos de seguridad que los de la edición anterior, fechada 3 de marzo de 2005, pero cambian la fecha de edición y el tamaño, el cual pasa de 70 X 140 a 65 X 130 mm.





 
Edición Conmemorativa de Jorge Eliécer Gaitán
 
Este importante personaje, cuya influencia en la vida nacional se ha prolongado después de su muerte, rinde homenaje el Banco de la República al hacer esta edición del billete de mil pesos que ya comienza a circular.
 
Jorge Eliécer Gaitán, uno de los dirigentes políticos colombianos de mayor influencia en el siglo XX, tuvo una activa trayectoria como parlamentario y funcionario público, que se extendió casi sin interrupción entre 1924 y 1948. Su oratoria, vigorosa y seductora, y que se desplegó por igual en los tribunales y en el Congreso de la República, entusiasmó a los colombianos de los años treinta y cuarenta, y en particular a los miembros de los sectores populares de las grandes ciudades.
 
Desde el famoso debate de las bananeras en 1929, que le dio reconocimiento nacional, hasta su trágica muerte el nueve de abril de 1948, su vida política estuvo caracterizada por el esfuerzo de promover una gran transformación del país orientada a reducir los desequilibrios sociales y a mejorar la condición de los sectores populares, urbanos y rurales.
 
Su paso por el Ministerio de Educación y la Alcaldía de Bogotá estuvo también marcado por su obsesión por el avance en los niveles educativos y de salud en el que empresarios y trabajadores, que constituían el núcleo de lo que llamaba el "país nacional", predominaran sobre el "país político", para buscar una sociedad más igualitaria y justa. Defensor firme del desarrollo industrial, mantuvo siempre la idea que el Estado debía intervenir para lograr la justicia social: Este énfasis en una combinación de intervención estatal y búsqueda de igualdad y justicia le permitió definirse en el lenguaje político de su época, como socialista.
 
En 1948 se había convertido en el principal dirigente del partido liberal y en un caudillo de inmenso poder sobre las masas urbanas. Por eso su asesinato fue vivido por grandes sectores del país como una trágica frustración, y desencadenó un proceso de violencia cuyos efectos aún los sufre el país. Si su vida lo había hecho ya el más popular de los políticos de Colombia, Su muerte dio a su figura rasgos míticos y lo convirtió en síntoma de la frustración de los anhelos populares.
 
 
MIGUEL URRUTIA MONTOYA
Gerente General
 
 

Multimedia

 

Contenido disponible en / Available in:

  • Español
  • English