Búsqueda por departamentos


Amazonas Antioquia Arauca Atlántico
Bolivar Boyacá Caldas Caquetá
Casanare Cauca Cesar Chocó
Córdoba Cundinamarca Huila La Guajira
Magdalena Meta Nariño Norte de Santander
Quindío Risaralda

San Andrés, Providencia y Santa Catalina

Santander
Sucre Tolima Valle del Cauca Nuevos departamentos 


Las opiniones expresadas en los artículos publicados son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen en forma alguna al Banco de la República ni a su Junta Directiva.

  • Español
  • English
Autor o Editor: 
  • Banco de la República, DANE

Antioquia, 2012

Durante el 2011, la actividad productiva de Antioquia registró un desempeño superior al promedio nacional del PIB con 7,8%, mayor 4,1 pp sobre el del año anterior. Para 2012 Medellín registró un comportamiento inflacionario de 2,5%, los grupos de gasto con mayor participación en el IPC fueron vivienda (42,5%) y alimentos (23,4%), en su conjunto con el 65,9%.

Medellín tuvo la segunda fuerza laboral después de Bogotá con 1.665 miles de personas ocupadas, para una tasa de ocupación de 57,5% y desempleo de 12,4%. A la vez, el mercado laboral en Antioquia alcanzó una tasa de ocupación de 56,8% y un desempleo de 10,6%.

La producción real industrial en Colombia se vio liderada en el 2012 por Medellín al registrar 7,4% según la Muestra Trimestral Manufacturera. Las exportaciones no tradicionales e importaciones aumentaron 13,6% y 6,6%, respectivamente. Las ventas al exterior del sector industrial representaron 85,1% del total.

La dinámica del sector de la construcción mostró el aumento del área culminada de 11,8% en Medellín y el descenso de 8,3% en el área licenciada de Antioquia.

Según los resultados de los sectores real, financiero y externo, en 2012 la economía antioqueña perdió dinamismo respecto del año anterior.

En cuanto a la evolución del sector real, el crecimiento de la industria se desaceleró, las ventas del comercio interno se redujeron y la construcción se contrajo. La producción minera, jalonada por los metales preciosos, continuó mostrando un desempeño favorable, y las ramas de transporte, hotelería e inmobiliario presentaron estabilidad.

Respecto a la actividad financiera, las colocaciones crecieron a un menor ritmo, principalmente en la línea comercial, y las captaciones evidenciaron una dinámica similar a la exhibida en 2011.

Por su parte, el debilitamiento de la economía mundial repercutió negativamente en el comercio exterior del departamento. Las exportaciones diferentes al oro crecieron levemente y el déficit comercial se profundizó.