Ciudades y pueblos x
Fauna x
Fiestas y costumbres x
Flora x
Gente x
Geografía x
Medios y modos de viaje x
Trabajo y técnica x
Vestigios Arqueológicos x
Vías de comunicación x
curadurias

De médico, poeta y loco todos tenemos un poco

Medios y modos de viaje 1871-09-01 Chaparral, Tolima, Colombia Tomo VI
Al llegar al Chaparral supimos con pena que un hermano del Sr. Iriarte, esposo de la joven a quien en el día 22 de Agosto nos hemos referido, y recién casado con ella, había llegado enfermo, a consecuencia de haber atravesado una región muy insalubre, próxima al río Magdalena, donde se contraen con facilidad fiebres malignas, que constantemente causan víctimas numerosas.

Apenas llegamos, nos dirigimos a la casa del enfermo, y como yo pasaba por aficionado a la medicina, gracias al éxito obtenido con algunos enfermos durante mi permanencia en Amoyá, se me rogó, tanto por la familia como por el médico mismo encargado de la asistencia, que dispusiese yo el plan curativo que creyera más conveniente, al cual desde luego se sometían todos de buen grado.

Excuséme cuanto pude, por no echar sobre mi conciencia la responsabilidad del éxito, tratándose de un enfermo muy grave; pero de nada sirvieron mis excusas, teniendo por último que resolverme a hacer el médico a mi pesar, resolución de que no tuve que arrepentirme, por haber logrado cortar la fiebre en el término de algunas horas, y ver en sólo dos días al enfermo fuera de peligro, cuando la mayor parte de los que son atacados de esta enfermedad sucumbe en un término que por lo breve causa profundo espanto. Esto hizo extender mi fama por la población, más de lo que yo hubiera deseado, pues me obligó a asistir y recetar a muchos enfermos, tarea de que no pude verme libre durante mi permanencia en el Chaparral, que fue de dos días.

[...] Continúa mi fama hipocrática, y por consiguiente mis visitas obligadas, y más o menos forzosas, a diferentes enfermos. El joven Iriarte parece entrar hoy en el período de convalecencia. En las horas que me dejan libres, hago algunos dibujos. Durante la noche, que ha sido casi toda de copiosa lluvia, nos han dado una serenata de despedida.

Esto hizo extender mi fama por la población, más de lo que yo hubiera deseado, pues me obligó a asistir y recetar a muchos enfermos.
Subir
Anterior
Siguiente