Ciudades y pueblos x
Fauna x
Fiestas y costumbres x
Flora x
Gente x
Geografía x
Medios y modos de viaje x
Trabajo y técnica x
Vestigios Arqueológicos x
Vías de comunicación x
curadurias

Fiesta del Rosario en Chiquinquirá

Fiestas y costumbres 1871-12-25 Chiquinquirá, Boyacá, Colombia Tomo VII
En las primeras horas de la noche, he presenciado desde mi balcón la fiesta del Rosario, durante la cual se ha quemado en fuegos artificiales una cantidad de pólvora increíble, no atreviéndome a permanecer en la plaza porque el continuo oleaje de la concurrencia era capaz de imponer temor al mismo Hércules, aunque estuviese provisto de su clava. Después no he podido menos de alegrarme de haber tomado con tiempo una determinación tan prudente, pues, al retirarse la multitud, que pasaba de diez mil personas, por las cuatro avenidas de la plaza, empezó a llover con bastante fuerza, y como querían todos salir a un tiempo, fue tal el tumulto, que algunos infelices que tuvieron la desgracia de caer, fueron horriblemente estropeados, sin que bastasen sus gritos a contener aquella irrupción de bárbaros, que pasaban sobre sus víctimas como las olas del mar sobre las arenas de la playa. Creo que habrá habido más de una desgracia, según los lamentos que en distintas direcciones se escuchaban; pero esto no ha interrumpido en lo más mínimo la bulliciosa alegría de la muchedumbre; y la algazara continúa; y los barriles de chicha se trasiegan sin cesar a los insaciables estómagos de los promeseros, hasta que caigan embriagados para levantarse después a proseguir la fiesta.

Música popular. Indio bailando al compás del tiple y del alfandoque
Tomo VII
Música popular. Indio bailando al compás del tiple y del alfandoque
1871-12-25
Torres Méndez, Ramón
Litografía iluminada a la acuarela
16,8 x 18,8 cm

Una cosa ha llamado mi atención en estas reuniones de individuos de raza indígena más o menos pura; y es que mientras que los varones tocan, bailan y cantan, las hembras permanecen casi siempre meras espectadoras, manifestando así que conservan todavía algo de aquel profundo respeto que en el estado primitivo tiene la mujer hacia el hombre; pues no de otro modo puede explicarse la actitud pasiva de seres cuya organización es más a propósito para tomar una parte activa en este género de diversiones, que la del sexo masculino, por lo general más reservado y circunspecto.

mientras que los varones tocan, bailan y cantan, las hembras permanecen casi siempre meras espectadoras.
Subir
Anterior
Siguiente