Ciudades y pueblos x
Fauna x
Fiestas y costumbres x
Flora x
Gente x
Geografía x
Medios y modos de viaje x
Trabajo y técnica x
Vestigios Arqueológicos x
Vías de comunicación x
curadurias

El muñequero

Ciudades y pueblos 1871-12-02 Ráquira, Boyacá, Colombia Tomo VII
Al volver a nuestra casa, un muchacho que nos servía de guía, nos indicó al pasar por una estrecha puerta, que allí se hallaba el muñequero. Creía yo que el muñequero no podía ser otra cosa que algún individuo que se ocupase en la fabricación de muñecos de barro. Entramos con el objeto de ver si nos vendían algunos; pero, cuál sería mi sorpresa, al encontrar desierta la casa y hallar sólo en el portal dos maderos elevados sobre pies derechos, a la altura de un metro próximamente, colocados el uno sobre el otro, articulados por goznes en una de sus extremidades, y dispuesta la otra de manera que los dos quedasen unidos por medio de una cerradura. En la superficie superior del madero que queda debajo, hay de trecho en trecho unas muescas de 5 a 6 centímetros de diámetro y de forma semicircular; en estos agujeros obligan a colocar las muñecas a los que han cometido ciertas faltas; bajan luego el madero superior que queda unido al otro, con lo cual es imposible que el castigado pueda sacar las manos, y tiene que permanecer en una postura violenta e incómoda, hasta que se da por terminado el castigo.

Esto es lo que se llama el muñequero; y en todas las cárceles hay además de éste, otro aparato análogo, exclusivamente para los pies, que se llama cepo, y ambos constituyen una pena corporal de que se avergonzaría cualquier nación monárquica de Europa, menos Inglaterra, mientras se considera como cosa natural y corriente en una república, donde la soberanía del pueblo es un sarcasmo horrible y las palabras libertad, igualdad y fraternidad no tienen sentido alguno práctico; y aunque se hallan constantemente en los labios de los opresores, no son conocidas aún por los oprimidos, ni han logrado modificar las duras costumbres de los primeros tiempos de la conquista.

Los Canelos. Castigo del cepo
Tomo IX
Los Canelos. Castigo del cepo
1873-03-20
Gutiérrez de Alba, José María
Acuarela sobre papel blanco
15,3 x 24,1 cm

y en todas las cárceles hay además de éste, otro aparato análogo, exclusivamente para los pies, que se llama cepo, y ambos constituyen una pena corporal de que se avergonzaría cualquier nación monárquica de Europa
Subir
Anterior
Siguiente