Ciudades y pueblos x
Fauna x
Fiestas y costumbres x
Flora x
Gente x
Geografía x
Medios y modos de viaje x
Trabajo y técnica x
Vestigios Arqueológicos x
Vías de comunicación x
curadurias

Preparados para el diluvio

Medios y modos de viaje 1871-01-03 La Mesa, Cundinamarca, Colombia Tomo V
[...] mis compañeros, más precavidos que yo, llevaban puestos sus zamarros, se habían cubierto con sus capotes impermeables, habían enfundado con los hules sus sombreros de anchísimas alas, y se hallaban perfectamente preparados para recibir un diluvio. No es posible imaginarse, sin verlo, el aspecto que un viajero presenta con este original y caprichoso traje. El encauchado quiteño o tela engomada, de que iban cubiertos, es una especie de capa cerrada con una abertura central, por donde pasa la cabeza y se ajusta al cuello; estos capotes, fabricados en Quito, están formados de dos telas de algodón ordinario, de distintos dibujos sobre color oscuro, unidas por una disolución de cautchut o goma elástica, que las hace completamente impermeables; pero, a primera vista, se creería ver una capa de percal sin aplicación ni objeto alguno para el que no conoce el secreto, como me sucedió a mí, acostumbrado a usar un barragán inglés de otro color y de otra forma, aunque aplicable al mismo uso.

No es posible imaginarse, sin verlo, el aspecto que un viajero presenta con este original y caprichoso traje.

Habíame provisto, antes de salir de Bogotá, de un sombrero tejido en Suaza con la palma llamada nacuma, sumamente sólido y de alas tan anchas, que no bajaban de 12 centímetros. Creía yo que mis compañeros, al verme, iban a asustarse de la especie de paraguas con que iba cubierto; pero me engañé, y casi estuve a punto de ruborizarme, al ver a mis compañeros, mejor garantidos que yo bajo este concepto, y sobre todos a nuestro anciano doctor, que llevaba en la cabeza, literalmente hablando, una estera circular de 60 centímetros de diámetro con su copa correspondiente. Quitéme, al llegar, mi sombrerillo, cambiamos todos un cordial saludo, y llegamos a La Mesa a la caída de la tarde.

Horrible aguacero a nuestra entrada en los Llanos de San Martín.
Tomo V
Horrible aguacero a nuestra entrada en los Llanos de San Martín.
1871-02-01
Gutiérrez de Alba, José María
Acuarela sobre papel blanco
16,3 x 25,6 cm
Subir
Anterior
Siguiente