Ciudades y pueblos x
Fauna x
Fiestas y costumbres x
Flora x
Gente x
Geografía x
Medios y modos de viaje x
Trabajo y técnica x
Vestigios Arqueológicos x
Vías de comunicación x
curadurias

El Güiro

Fiestas y costumbres 1870-02-17 Puerto Rico Tomo I
En toda la isla, el güiro es un instrumento indispensable en cualquier fiesta

Después de nuestro paseo, nos sentamos todos en una praderita de césped, que da frente al cuartel, prefiriendo la verde y natural alfombra a cualquier otro asiento, porque en aquel podía tomar cada uno la posición más cómoda, con la franqueza que inspira el campo y la libertad que se disfruta entre personas de buena sociedad, que no hacen gala, fuera de tiempo, de una etiqueta insoportable.

Dos de las señoritas que nos acompañaban cantaron, y por cierto muy bien, una preciosa danza, que los demás bailaron, acompañadas exclusivamente del güiro, instrumento especial, formado de una especie de calabaza de forma cilíndrica y más o menos encorvada, que dejan secar, extrayéndole la simiente por una pequeña abertura, hecha hacia uno de sus extremos, lo cual le da cierta sonoridad, y formando en la corteza y en el mismo lado de la abertura muchas estrías o rayas de algunos milímetros de profundidad, sobre las cuales se pasa con rapidez y acompasadamente un pedazo de alambre algo flexible que produce un ruido monótono pero no enteramente desagradable y que se asemeja mucho al del instrumento análogo, formado de trocitos de caña ensartados paralelamente en una cuerda por ambos extremos, sobre los cuales se pasa con rapidez una castañuela, instrumento conocido en algunos puntos de España con el nombre de carraca, y de carrañaca en otros.

En toda la isla el güiro es un instrumento indispensable en cualquier fiesta; acompañan con él el tiple y la guitarra, muchas veces el piano y hasta la orquesta, en medio de la cual se escucha con placer, sobre todo cuando se tocan aires del país, y el que lo maneja sabe dar cierto claro obscuro a aquel sonido monótono, imprimiendo más o menos fuerza al alambre.

Para organizar un baile, para cualquiera fiesta popular, sobre todo en el campo, todos los instrumentos, menos el güiro pueden suprimirse. Su grande y justa popularidad procede sin duda de lo fácil que es su manejo y lo abundante del material con que se fabrica.

Después del canto y del baile, llegó su turno a la merienda, que fue servida con esplendidez. Allí comí por vez primera dos frutas para mí desconocidas: el mango, de sabor algo resinoso, y la chirimoya, de pulpa blanca y de sabor muy agradable. Cuando concluimos, era ya de noche.
Subir
Anterior
Siguiente