Racionalización en el Banco de la República

  • Español
  • English

El Banco de la República suspenderá este año el servicio de tesorería en varias de sus 24 sucursales a partir del próximo 1 de septiembre. En el pasado ya había introducido estas reformas en ciudades intermedias como Honda, Ipiales, Buenaventura y Girardot.

No se cerrarán sucursales - Se reforzarán las áreas de Estudios Económicos y Cultural

La suspensión del servicio de tesorería no implica el cierre de las sucursales del Banco en estas ciudades. Por el contrario, se mantendrán y reforzarán las actividades de Estudios Económicos y Cultural. En las sucursales que actualmente no tienen área cultural, ésta será establecida. Las oficinas contarán con bibliotecas conectadas electrónicamente a la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, con sala de informática y acceso de los usuarios a Internet, con sala infantil, etc. El área de Estudios Económicos de las sucursales se mantendrá y fortalecerá, de manera que contribuya con información estadística e investigación del mejor nivel sobre la economía regional.

El sector financiero no se perjudica en absoluto.

El servicio de tesorería y distribución de efectivo será prestado de manera eficiente por las transportadoras privadas de valores. El Banco arrendará sus áreas de bóvedas y movimiento de valores a la transportadora de valores que garantice el mayor impacto positivo sobre la comunidad financiera de la ciudad. De esta manera la transportadora contará con un centro de efectivo con las mejores especificaciones de localización y seguridad. Así ha funcionado sin ningún problema en otras ciudades intermedias que nunca han tenido sucursal del Banco de la República, tales como Barrancabermeja, Tuluá, Sogamoso y recientemente en Buenaventura, Honda, Ipiales y Girardot.

Las innovaciones tecnológicas que el Banco de la República ha puesto al servicio del sector financiero para facilitar el traslado electrónico de fondos y en general para la modernización del sistema de pagos también permiten que se realice esta racionalización sin traumatismos, y para beneficio tanto del Banco como del sistema financiero.

Continuación de un esfuerzo de racionalización

Esta reorganización hace parte del esfuerzo en que está empeñado el Banco de la República para adaptar su estructura interna desde hace más de diez años y particularmente teniendo en cuenta las funciones que le encomendó la Constitución de 1991. En efecto, el Banco ha dejado a un lado funciones que desempeñaba anteriormente, tales como el manejo de los créditos de fomento agropecuario e industrial, la administración de PROEXPO, el manejo de la Oficina de Cambios, etc. Este proceso ha derivado en una reducción de 40% de su nómina de personal desde 1991.

Adicionalmente, este esfuerzo es consistente con las directrices de la Junta Directiva del Banco y del Gobierno Nacional de lograr el saneamiento de las cuentas fiscales. Vale la pena recordar que las utilidades del Banco son traspasadas anualmente en su totalidad al Gobierno, con lo cual la racionalización de gasto del Banco libera recursos para ser utilizados en los programas de gasto social del Gobierno.

No habrá despidos de trabajadores

La suspensión del servicio de tesorería en las ciudades mencionadas no conlleva despidos de trabajadores. El personal podrá acogerse a los planes de retiro con pensión temprana que ha venido ofreciendo el Banco, o será reasignado a las áreas Cultural y Económica, o a otras oficinas del Banco.

Martes, 25 Enero 2000