Búsqueda por departamentos


Amazonas Antioquia Arauca Atlántico
Bolivar Boyacá Caldas Caquetá
Casanare Cauca Cesar Chocó
Córdoba Cundinamarca Huila La Guajira
Magdalena Meta Nariño Norte de Santander
Quindío Risaralda

San Andrés, Providencia y Santa Catalina

Santander
Sucre Tolima Valle del Cauca Nuevos departamentos 


Las opiniones expresadas en los artículos publicados son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen en forma alguna al Banco de la República ni a su Junta Directiva.

Autor o Editor: 
Álvaro A. Campos, Álvaro A. Ramírez, Pastor E. Quintero, Aldemar Molano, María E. Orozco, José A. Ceballos

Tolima, 2009

2009

Para el Tolima 2009 fue un año difícil, al no ser ajeno a la situación recesiva predominante en el entorno nacional e internacional. De esta manera, la inversión estuvo influenciada por la incertidumbre frente al comportamiento de la economía, lo cual hizo que los empresarios aplazaran la realización de nuevos aportes de capital, de forma que la inversión neta descendió 16,2% frente al año anterior. 

 

La cartera del sector financiero se desaceleró, al pasar de un aumento de 13,0% en 2008 a 10,7% en 2009; este último avance se concentró en los créditos comerciales; entre tanto, las captaciones crecieron 2,5%, es decir 11,2 puntos porcentuales por debajo del aumento de 2008. 

 

En el sector agropecuario, el área plantada en arroz decreció 2,2% y la producción se redujo en 3,9%, mientras que en sorgo estas aumentaron 16,0% y 27,3% y en maíz 10,5% y 23,5% respectivamente. Por su parte, la industria se vio duramente afectada por la liquidación de dos importantes empresas textileras, así como por la caída de la producción y las ventas. El comercio registró entre enero y septiembre un comportamiento desfavorable, el cual comenzó a recuperarse en el cuarto trimestre por el dinamismo de las ventas en diciembre. 

 

Ibagué registró una variación del índice de precios al consumidor (IPC) de 2,2%, superior en 0,2 puntos porcentuales al incremento nacional. Por su parte, la tasa de desempleo se redujo en 2,3 puntos porcentuales y la tasa de ocupación se incrementó en 1,2 puntos porcentuales, debido al aumento de la población ocupada con relación a aquella en edad de trabajar. 

 

Las exportaciones no tradicionales, compuestas en un alto porcentaje por las industriales, continuaron creciendo, principalmente los renglones de alimentos y bebidas, seguidas de sustancias y productos químicos; mientras que las importaciones mostraron un notorio descenso originado principalmente por la disminución de las compras del sector industrial. Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones no tradicionales y el principal origen de las importaciones. El área aprobada para construcción disminuyó, a pesar del aumento en los créditos hipotecarios para viviendas nuevas.